Ir al contenido principal

TIEMPO DE MADREÑAS


Versión de madreñas en uso y con el tradicional complemento del pantalón de Mahón. Obsérvese el refuerzo metálico. Los tacos con goma adicional proporcionaban mejor suspensión.


Para mi son madreñes y no madreñas pero el caso es que el invierno es la época en la que son más útiles, sobre todo en zona rural, lo cual no quiere decir que no brinden un gran servicio durante el resto del año. Inicialmente el sistema es excelente como solución de movilidad en terrenos húmedos, encharcados y con barro o tierra. No se calzan directamente sobre el pie sino que previamente uno se pone las zapatillas y es entonces cuando nos ponemos las madreñas. Uno puede andar por su casa con las calentitas zapatillas y sale al exterior para vestir este curioso calzado de madera que normalmente se elabora a medida y que posée unos tacos que le proporcionan altura y aislamiento del suelo.


Versión fashion total con madreñas decoradas y limpias. Incluye escarpines (zapatillas) y calcetines de lana hechos a mano.


Durante mi infancia tuve que residir en lugares en los que se hacía imprescindible el uso de madreñas para cualquier desplazamiento. Los días secos se podía recurrir a las incombustibles Chirucas, que hoy sobreviven con alta tecnología. Para el trabajo con el ganado llegaron los famosos chanclos de goma, pero la madreña sobrevive en pleno tercer milenio.


En Asturias el uso de madreñas está muy extendido y permite que al llegar a cualquier lugar andemos con zapatillas como por nuestra propia casa. Recuerdo que en mis primeros años de escuela era corriente encontrarse con largas filas de madreñas alineadas a la puerta.


Sobre lo de mantener el equilibrio hay todo tipo de versiones, pero se consigue con un poco de práctica. Hubo años en los que la madreña daba un toque posmoderno y se veía a intelectuales que las usaban en su vida cotidiana aunque hay que reconocer que con suelos duros pierde funcionalidad. Curiosamente resultaban un ingenioso sistema para disimular la baja estatura y a ellas recurría más de uno. Por supuesto que el complemento de la boina se conseguía un interesante efecto visual de aumento de estatura.


Para la huerta y el jardín no hay nada mejor. Tengo unas a la puerta de casa y seguro que dentro de mil años no se habrá inventado nada mejor ni más sencillo, aunque no precisamente barato. Por cierto que en muchos hogares asturianos hay una madreña colgada de la pared y conteniendo un cepillo, algo tan típico como las pegatinas con la Virgen de Covadonga y la frase "yo conduzco, ella me guía"


Sirva este artículo como homenaje a la madreña y comentar que hasta existe un Museo de la Madreña en el municipio asturiano de Caso. Las madreñas tienen dos tacos delante y uno detrás, mientras que en el resto de europa los zuecos son planos por debajo. Se trata de un calzado muy céltico y lo encontraremos en Asturias y Cantabria, junto con el norte de León pero también en otras zonas limítrofes.


Cuando las vea a la venta, no crea que se trata de objetos decorativos sino funcionales.

Comentarios

Entradas populares de este blog

FUNICULAR DE BULNES. CABRALES.

Bulnes es una aldea asturiana con una particularidad muy curiosa que la hace única, ya que no tiene carretera de acceso y la única forma de llegar es andando o bien en un funicular subterráneo . Curiosamente la aldea no está a gran altitud, poco más de 600 metros y el pueblo de Sotres, del mismo municipio de Cabrales, se encuentra al doble de altura, pero sí tiene carretera y de las espectaculares.


Como quiera que los precios del funicular no son nada populares, la manera más divertida y rentable de aprovechar la visita a la zona es hacer el viaje andando desde Poncebos, lo que nos puede llevar algo más de una hora en cada sentido, por una senda preciosa llena de vistas panorámicas y sin grandes complicaciones. Son 20 euros los que nos cobran en el tren por el viaje de ida y vuelta y 19 por sólo ida o sólo vuelta, de manera que la lógica de ir andando y volver en tren se rompe. Como siempre, en zonas de montaña, es más seguro y cómodo subir que bajar.

La aldea en sí no tiene especial en…

LA AUTOVÍA MINERA. DE MIERES A GIJÓN SIN PASAR POR OVIEDO

Lo que puede parecer un tema regional tiene sus curiosidades interesantes para todo el mundo. Hace unos cuantos años que a un político se le ocurrió una brillante solución para el tráfico en la zona central de Asturias, muy concentrado en la llamada "Y" que une Mieres con Oviedo, Gijón y Avilés. La innovación consistía en enlazar directamente Mieres con Gijón pasando por Langreo. La idea era muy buena y se ejecutó la obra enseguida, pero por desencuentros entre el gobierno regional y el nacional la cosa se complicó y el resultado fue que la autovía AS-I se inauguró sin enlaces, de modo que los únicos accesos se hacían a través de carreteras locales. Han pasado unos años y los enlaces de Mieres y Gijón están en funcionamiento pero sigue sin estar terminada la conexión con la autopista A-64, que enlaza Oviedo y Santander, de modo que una autovía vuela sobre la otra sin que sea posible acceder de una a otra si no es por por Bendición o Noreña.


La obra en sí es espectacular y muy…

NUEVA SENDA PEATONAL PARA ACCEDER A COVADONGA

Lo que vemos en la foto de arriba es el nuevo puente sobre la carretera que une Cangas de Onís con Covadonga, en Asturias. Lo encontraremos al lado del macroaparcamiento de Muñigo, donde podemos dejar el coche si queremos usar la nueva senda peatonal que nos llevará al Santuario en quince minutos de entretenido paseo. La ruta tiene sólo kilómetro y medio de longitud y es una auténtica gozada. También se puede ir en bicicleta.


Una vez estacionado nuestro vehículo subiremos por el puente y comprobaremos que los primeros cientos de metros transcurren en zig-zag, pero no hay que asustarse porque las rampas son suaves y enseguida el camino pierde pendiente.



Como vemos, hay incluso una parada de autobús para los que quieran usar el transporte público. En agosto hay un autobús cada diez minutos desde Cangas a Covadonga.


A los pocos minutos ya hemos cogido altura y contemplamos el parking en toda su extensión. Es tan ecológico y tan verde que no se notan las marcas para aparcar el coche.


Seguimos…