CANGASDEONIS.NET, INFORMACIÓN PRIVILEGIADA.



Nuevamente ofrezco un aporte personal. Se trata de CangasdeOnis.net, una nueva web en la que ofrezco información turística sobre el lugar donde vivo, en los Picos de Europa, zona asturiana.



Se trata de un sitio web muy resumido con sólo cuatro apartados, pensado para el viajero que quiere tener información de primera mano y sobre todo muy práctica, incluyendo recomendaciones de restaurantes, además de toda clase de trucos prácticos.

Si el viajero tiene pensado visitar Asturias, Cangas de Onís está a doce kilómetros de Covadonga y veinticuatro de los lagos Enol y Ercina. En mi web encontrará un montón de ideas para sus excursiones.

MUSEO DE LA MINERIA. IMPRESCINDIBLE EN ASTURIAS.

Normalmente los museos son sitios donde exponen cosas que la gente va a ver porque no las tiene o porque no suele verlas habitualmente. Este caso es algo diferente.

El museo de la minería y la industria está situado en San Vicente, al lado de El Entrego, en el valle del Nalón, Asturias. Por cuatro euros que cuesta la entrada nos ofrece unas exposiciones interesantes y también un atractivo que encanta a los viajeros; se trata de una mina imagen, es decir, una mina simulada. No son pocos los que créen que se trata de una mina auténtica, dado el realismo de la reproducción. Sin duda es una de las visitas culturales más interesantes del territorio nacional, por su buen precio y el interés que despierta, sobre todo en los más pequeños, al penetrar en un pozo minero reproducido a la perfección, incluso con sonido. Por cierto que el recorrido por la mina incluye guía.
El 100% de turistas con los que he hablado me han comentado que les pareció una actividad entretenidísima. Desde Gijón y Oviedo se llega en trenes de Feve justo a la puerta del Museo, en el apeadero de San Vicente (hay trenes cada hora desde las dos ciudades). Ojo porque en coche es un poco lioso.
La web oficial del museo no me gusta nada pero hay que darle enlace en el logo de abajo porque salen los horarios, los precios y no mucho más. Por mi parte, recomendar encarecidamente el museo. Aprovecharemos para conocer una cuenca minera.

TURISMO DE MERCADILLOS TRADICIONALES. GRADO.

La villa asturiana de Grado es conocida por sus habitantes como Grao. Se encuentra a escasa distancia de la capital provincial y es famosa por sus mercadillos. Nada menos que tres veces a la semana se celebran, en miércoles, jueves y domingo. Al igual que en Cangas de Onís, el día fuerte es el domingo, cuando todo el comercio local permanece abierto. Eso sí, en Grado se descansa los lunes todo el día y los miércoles por la tarde. El caso es que Grado no tiene precisamente vocación turística y la mayor parte de los visitantes proceden de las inmediaciones, ya que la villa es cabecera de comarca y tiene una zona de influencia muy grande. Por aquí pasa la carretera nacional 634 que antaño era paso obligado para viajar a Galicia desde Oviedo; ahora se llega desde Grado a Oviedo en menos de 20 minutos por autopista. No obstante, los domingos es casi más recomendable llegar en tren o en autobús, más que nada porque el aparcamiento puede convertirse en una tortura.

En Grado hay muy buen comercio y el motivo de acudir a su mercadillo podría ser el de adquirir excelentes productos de la huerta, como las alubias para fabada, que aquí son óptimas y tienen precios sin competencia.

El casco antiguo de la población es laberíntico y no muy bien señalizado para coches. Hay zonas peatonales muy bien cuidadas y algunos edificios bastante notables. Nada está pensado para el viajero pero sí muy orientado a la población local. Curiosamente destacan las confiterías por su buen nivel y aquí se puede comprar el popular tocinillo elaborado en Grado desde hace muchos años. En la confitería Pastur tienen precios atractivos y un café exquisito. El nivel de acogida para el turista es bueno y la gente se desvive por ayudar.

En Grado tenemos un par de opciones interesantes para comer. Por una lado "Pimienta y Clavo", junto a la estación de autobuses, restaurante muy frecuentado y con un menú diario a 9 euros y de fin de semana a 15 euros (de platos más elaborados). En el mismo cogollo del centro tenemos a "De Miguel", con una oferta gastronómica apetecible basada en menús para dos y buen servicio de cafetería. Por cierto que los sábados por la noche hay movida de calidad.

El viajero que pasa unos días en Oviedo puede hacer esta excursión preferentemente por la mañana y regresar a la capital o bien continuar hacia Pravia y Cudillero por la carretera que atraviesa el fresero municipio de Candamo.

El que llegue en coche podrá contemplar en directo el funcionamiento de las turborrotondas instaladas en la villa y que dan bastante buen resultado. El viaje en tren es muy agradable y por un trazado pegado al río Nalón desde Trubia. No está mal combinar tren con bus para ida y vuelta. Grado está al Oeste de Oviedo, para orientarnos mejor.

Tampoco es que sea yo un gran conocedor de Grado pero voy lo suficientemente como para recomendar una visita, ya que la población ha mejorado bastante.

LA AUTOVÍA MINERA. DE MIERES A GIJÓN SIN PASAR POR OVIEDO

Lo que puede parecer un tema regional tiene sus curiosidades interesantes para todo el mundo. Hace unos cuantos años que a un político se le ocurrió una brillante solución para el tráfico en la zona central de Asturias, muy concentrado en la llamada "Y" que une Mieres con Oviedo, Gijón y Avilés. La innovación consistía en enlazar directamente Mieres con Gijón pasando por Langreo. La idea era muy buena y se ejecutó la obra enseguida, pero por desencuentros entre el gobierno regional y el nacional la cosa se complicó y el resultado fue que la autovía AS-I se inauguró sin enlaces, de modo que los únicos accesos se hacían a través de carreteras locales. Han pasado unos años y los enlaces de Mieres y Gijón están en funcionamiento pero sigue sin estar terminada la conexión con la autopista A-64, que enlaza Oviedo y Santander, de modo que una autovía vuela sobre la otra sin que sea posible acceder de una a otra si no es por por Bendición o Noreña.


La obra en sí es espectacular y muy paisajística. Hay de todo un poco, sobre todo falsos túneles. Los 35 km se recorren enseguida y hay poco tráfico. Los enlaces en Mieres y Gijón son del tipo Scalextrix, de modo que hay que tener cuidado, ya que había poco espacio y se tuvo que aprovechar al máximo.


Esta obra evita el paso por la circunvalación de Oviedo y ha reducido notablemente el tránsito de vehículos pesados entre la costa y el interior. En pocos meses estará listo el enlace con la A-64 y se podrá considerar una obra a pleno rendimiento. Por cierto que en Asturias también tenemos una curiosa autovía urbana que une el centro de Oviedo con los polígonos industriales de Gijón pero sin enlaces a la Y. Como mucho, en Porceyo (Gijón) se enlaza con la autovía del Cantábrico.

NUEVA SENDA PEATONAL PARA ACCEDER A COVADONGA


Lo que vemos en la foto de arriba es el nuevo puente sobre la carretera que une Cangas de Onís con Covadonga, en Asturias. Lo encontraremos al lado del macroaparcamiento de Muñigo, donde podemos dejar el coche si queremos usar la nueva senda peatonal que nos llevará al Santuario en quince minutos de entretenido paseo. La ruta tiene sólo kilómetro y medio de longitud y es una auténtica gozada. También se puede ir en bicicleta.


Una vez estacionado nuestro vehículo subiremos por el puente y comprobaremos que los primeros cientos de metros transcurren en zig-zag, pero no hay que asustarse porque las rampas son suaves y enseguida el camino pierde pendiente.



Como vemos, hay incluso una parada de autobús para los que quieran usar el transporte público. En agosto hay un autobús cada diez minutos desde Cangas a Covadonga.


A los pocos minutos ya hemos cogido altura y contemplamos el parking en toda su extensión. Es tan ecológico y tan verde que no se notan las marcas para aparcar el coche.


Seguimos subiendo con una pendiente constante y llevadera. La pista está asfaltada y el caminante se la encontrará pintada de verde.


Los muros de contención están recubiertos de vegetación para disimular el impacto visual. En su momento se planteó el uso de esta ruta para coches pero luego se desechó la idea.


El tiempo pasa volando y pronto arribamos al punto medio de la senda. La señalización casi no hace falta porque no hay ningún desvío ni posibilidad de perderse.


En todo el trayecto encontraremos abundantes sitios para hacer picnic. Las áreas recreativas son abundantes y bien preparadas para el viajero senderista. Podemos ir en familia o con un grupo de amigos a disfrutar de una comida campestre.


Naturaleza en estado puro. Nos hallamos dentro del Parque Nacional.


La protección para el caminante es total y las vallas de madera jalonan el camino de principio a fin.


El que se canse tiene lugares abundantes para sentarse a reposar.


Sin apenas darnos cuenta llegamos al Santuario de Covadonga. Hay tiempo para visitar la Basílica y la Santa Cueva o el Museo.


Y ahora, la sorpresa, ya que no hace falta volver por donde hemos venido sino que podemos regresar por el Camino del Rey, que bordea el río y la carretera. Se desciende por unas escaleras frente a la Cueva.


Normalmente los turistas se van de aquí sin recorrer este encantador paseo, jalonado de edificios monumentales.


Durante todo el viaje veremos las frescas aguas del río Deva.


El sendero nos llevará al aparcamiento de Repelao, donde tomaremos una acera que nos conducirá de nuevo al parking de Muñigo, que también cuenta con área recreativa para comer o dejar jugar a los niños. Desde Cangas de Onís podemos hacer el viaje en coche o bus en unos diez minutos. El servicio de autobuses a los lagos sólo está disponible en Agosto.
Para visitar la zona recomiendo mis webs personales


Ahí encontrará el viajero todo lo que necesite, con trucos, consejos, pistas, claves, mapas, rutas, alojamientos, etc.

PLAYAS Y COSTA DE LLANES.


Obviamente todo el mundo llama a esto "la cara de Cristo". Lo curioso es que en realidad lo que parece una coronilla se trata de dos rocas distintas y situadas a pequeña distancia una de otra.



La costa del Oriente (Este) de Asturias es muy gratificante para la vista y para el cuerpo. Mi playa favorita es la de Borizu, situada entre los pueblos llaniscos de Barru y Celoriu. Toda una gozada donde se han filmado muchas películas. Si además de pegarnos un relajante baño aprovechamos para dar un paseo por la costa nos encontramos cosas como estas.


Las playas son de arena fina, nada de piedrecitas. El agua está fresca, que no fría y además muy limpia. Aquí ha coincidido la marea alta.


El paseante tiene a su alcance vistas extraordinarias del litoral cantábrico. Y si el viajero aún no conoce esta tierra, le animo a que la visite. Los Picos de Europa están a poco más de media hora. Mar y montaña a la menor distancia posible.


Próximamente publicaré en este blog algunas fotografías sobre las playas más originales de Llanes. Hace ya muchos años que se lanzó un slogan que decía "Llanes, 30 playas". Les faltó añadir "y a cual más espectacular".

¿EXISTE SAN MARTÍN DEL SELLA?


La serie televisiva de Antena 3 Doctor Mateo se emite los domingos por la noche y se desarrolla en un lugar con nombre ficticio tan poco conseguido como "San Martín del Sella". Los guionistas no se han roto mucho la cabeza, ciertamente. Por supuesto que la auténtica población no tiene ninguna relación con el río Sella. Lastres es un pueblo pesquero asturiano de lo más auténtico, con cierto parecido al archifamoso Cudillero.


Los que quieran conocer de primera mano esa población cantábrica la tienen muy a mano desde la autopista A-8 (gratuita en Asturias), ya que se puede acceder a ella a través de la salida de Colunga ( si se viene desde el Este ) o por la salida de La Venta del Pobre (procediendo desde el Oeste), a una media hora de Gijón y Oviedo. Desde Ribadesella son quince minutos.


Las posibilidades de aparcar un coche en Lastres se limitan al puerto, cuya bajada deberemos tomar si queremos estacionar. Lo de dar una vueltecita por el pueblo ya se pone un poco cuesta arriba y nunca mejor dicho, porque el desnivel es considerable.


En la zona del puerto tenemos buenos sitios para comer. Es recomendable contemplar el espectáculo de la rula del pescado, cuando los barcos arriban con la pesca y se subasta el género en público; curiosamente sólo veremos mujeres pujando por los peces.


A dos kilómetros de Lastres tenemos el Museo del Jurásico, que a mi me parece muy aburrido pero que es gratis los miércoles. En las inmediaciones está la Playa de la Griega para el que quiera probar las frescas aguas del norte.


Por lo demás hay que mencionar que el paisanaje que aparece en la serie no tiene nada que ver con la fauna local, con mucha mayor personalidad. Los llastrinos (habitantes de Llastres, es decir, Lastres en asturiano) son gente de carácter, como suele ocurrir en pueblos marineros con solera, casos de Cudillero o Bermeo.


Desde Gijón, Villaviciosa y Ribadesella hay autobúses cada dos horas desde las 8 de la mañana. Lastres está en el municipio de Colunga, del cual fue alcalde mi difunto padrino Matías, un pongueto (procedente del municipio de Ponga) que acabó allí sus días.


Una visita a Asturias no está completa sin un paseo por Lastres, donde por cierto hay unas fiestas de tres pares de narices y además la gente es muy pero que muy asturiana y tremendamente acogedora. Insisto en que lo que se ve en la serie es prácticamente todo lo contrario de lo que nos encontraremos allí.