Ir al contenido principal

RESTAURANTE LA HACIENDA DE DON JUAN. LLANES.



Algunos dicen que si no vas a dormir a un bar lo mejor es que no comas en un hotel pero las cosas van cambiando y la cocina de hotel sube puntos, sobre todo en este sitio.


Ya sé que se trata de un hotel con restaurante y el título puede parecer engañoso, pero es que vamos a hablar de la cocina y no de las habitaciones.


Accediendo a la villa de Llanes por el cruce de la Arquera o por la nueva circunvalación nos encontramos este coqueto edificio muy cerca de la casa en la que se filmó la película El Orfanato. Hay un buen parking si vamos en coche y para los locales queda a dos minuntos andando del centro.



Como se celebraban en Llanes unas jornadas gastronómicas especializadas en fabes y los menús tenían un precio único de 21 euros, me animé a poner a prueba este restaurante, no sin antes haber recibido buenas críticas. Comimos en el comedor de la foto, que es de no fumadores pero con un lugar habilitado para darle al cigarrillo muy cerca en caso de apuro para los más viciosos.



La comida consistía en un plato de desgustación como entrante con tres aperitivos bastante logrados y diferentes entre sí, concretamente una minitartaleta de marisco, un trocito de pulpo con patata y un caldo de cocido muy bien presentados y elaborados con ingredientes de calidad. La presentación era buena y a partir de ahí el comensal podía elegir varios tipos de fabes muy apetecibles. Uno de nosotros pidió fabes con langosta y repitió, quedando muy agusto con la factura del plato y con los trozos de langosta, que eran abundantes. Pedí fabes con pixín (rape) y almejas, a las que acompañaban también sustanciosos pedazos de gambas. Hubo quien pidió el pote asturiano y también quien se zampó las verdinas (tipo de alubia especial de la zona) con pitu de caleya (pollo de corral) y rebozuelos.


El servicio andaba muy suelto y cómodo con su trabajo y se desenvolvía con mucha clase, de lo mejor que he visto en los últimos años. Dada la posibilidad de repetir platos también nos ofrecieron probar otros que no habíamos elegido al principio, de modo que me zampé un plato de fabes con langosta. Mi sobrino eligió a la carta y pidió un entrecot con queso de Pría que sorprendió por el tamaño y la calidad de la carne, además de por el punto de elaboración. En la carta marcaba 17 euros y en un principio parecía caro pero casi se puede calificar como barato.


Había varios postres a elegir y también estaban logrados. Para los más golosos, frixuelo (crèpe) relleno de crema de manzana, también la opción a un tiramisú de libre interpretación por parte de la casa y servido en copa, con un clásico pastel fluido de chocolate como tercera posibilidad.


Los vinos eran de una bodega conquense cuyo nombre no recuerdo. Elegimos el blanco y salió bien parado de la prueba. Total, como ya he dicho, 21 euros por barba que es un chollete teniendo en cuenta el comedor, el servicio, la comida y el trato, amén del ambiente y otros detalles como cubertería, vajilla y mantelería.


Por supuesto que también tienen hotel y buenas ofertas para la temporada baja. Además cuentan con un Spa y como hotel es de lo mejorcito de la zona.


Más información en http://www.haciendadedonjuan.com/


Como vivo a media hora de ahí no conozco las habitaciones pero el sitio promete.

Actualización. Las visitas posteriores también han sido un éxito pero no las voy a detallar detenidamente. Lo que ocurre es que cuando publico una crítica suelo mandar un correo a los restaurantes para que la lean y si no me contestan no vuelvo a escribir sobre el mismo sitio. Tampoco cuesta tanto responder.

Comentarios

Entradas populares de este blog

FUNICULAR DE BULNES. CABRALES.

Bulnes es una aldea asturiana con una particularidad muy curiosa que la hace única, ya que no tiene carretera de acceso y la única forma de llegar es andando o bien en un funicular subterráneo . Curiosamente la aldea no está a gran altitud, poco más de 600 metros y el pueblo de Sotres, del mismo municipio de Cabrales, se encuentra al doble de altura, pero sí tiene carretera y de las espectaculares.


Como quiera que los precios del funicular no son nada populares, la manera más divertida y rentable de aprovechar la visita a la zona es hacer el viaje andando desde Poncebos, lo que nos puede llevar algo más de una hora en cada sentido, por una senda preciosa llena de vistas panorámicas y sin grandes complicaciones. Son 20 euros los que nos cobran en el tren por el viaje de ida y vuelta y 19 por sólo ida o sólo vuelta, de manera que la lógica de ir andando y volver en tren se rompe. Como siempre, en zonas de montaña, es más seguro y cómodo subir que bajar.

La aldea en sí no tiene especial en…

LA AUTOVÍA MINERA. DE MIERES A GIJÓN SIN PASAR POR OVIEDO

Lo que puede parecer un tema regional tiene sus curiosidades interesantes para todo el mundo. Hace unos cuantos años que a un político se le ocurrió una brillante solución para el tráfico en la zona central de Asturias, muy concentrado en la llamada "Y" que une Mieres con Oviedo, Gijón y Avilés. La innovación consistía en enlazar directamente Mieres con Gijón pasando por Langreo. La idea era muy buena y se ejecutó la obra enseguida, pero por desencuentros entre el gobierno regional y el nacional la cosa se complicó y el resultado fue que la autovía AS-I se inauguró sin enlaces, de modo que los únicos accesos se hacían a través de carreteras locales. Han pasado unos años y los enlaces de Mieres y Gijón están en funcionamiento pero sigue sin estar terminada la conexión con la autopista A-64, que enlaza Oviedo y Santander, de modo que una autovía vuela sobre la otra sin que sea posible acceder de una a otra si no es por por Bendición o Noreña.


La obra en sí es espectacular y muy…

NUEVA SENDA PEATONAL PARA ACCEDER A COVADONGA

Lo que vemos en la foto de arriba es el nuevo puente sobre la carretera que une Cangas de Onís con Covadonga, en Asturias. Lo encontraremos al lado del macroaparcamiento de Muñigo, donde podemos dejar el coche si queremos usar la nueva senda peatonal que nos llevará al Santuario en quince minutos de entretenido paseo. La ruta tiene sólo kilómetro y medio de longitud y es una auténtica gozada. También se puede ir en bicicleta.


Una vez estacionado nuestro vehículo subiremos por el puente y comprobaremos que los primeros cientos de metros transcurren en zig-zag, pero no hay que asustarse porque las rampas son suaves y enseguida el camino pierde pendiente.



Como vemos, hay incluso una parada de autobús para los que quieran usar el transporte público. En agosto hay un autobús cada diez minutos desde Cangas a Covadonga.


A los pocos minutos ya hemos cogido altura y contemplamos el parking en toda su extensión. Es tan ecológico y tan verde que no se notan las marcas para aparcar el coche.


Seguimos…