Ir al contenido principal

LA LÍNEA DE FERROCARRIL QUE SOLO SE USA UNA VEZ AL AÑO



Como curiosidad tiene su gracia pero en realidad es una pena. En la foto vemos al tren del Descenso Internacional del Sella que circula entre Oviedo y Ribadesella, probablemente el tren de vía métrica más largo de Europa. Ribadesella es una villa costera Asturiana llena de atractivos de la cual ya hemos hablado en este blog.


El tren circula por la línea Oviedo-Santander hasta la estación de Llovio, donde toma el ramal ferroviario que conduce al casco urbano de Ribadesella. En los dos kilómetros escaso de viaje va pegado al río Sella y finaliza su recorrido junto a la estación de autobuses, donde incluso hay un andén que sólo se usa el primer sábado de agosto.


Ribadesella tiene una estación de tren pero queda bastante alejada del centro urbano; para llegar a ella hay que caminar en cuesta un ratito, lo cual disuade a más de uno.


La razón de que no exista servicio regular de viajeros entre Llovio y Ribadesella es que la estación de Llovio se encuentra cerrada y sin personal. Bastaría que funcionara diariamente para que los trenes pudieran circular por ese ramal fantasma que parece abandonado. Por su puesto que así fuera los autobuses sufrirían la competencia del tren pero eso seguro que no interesa.


Recuerdo haber viajado de niño a la playa en esos trenes que casi se metían en las calles de la villa. Más tarde jugué al lado de esa vía y sabía que había que andar con cuidado porque pasaban pocos trenes pero un tren siempre es un tren por despacio que vaya. Se trataba de los automotores MAN azules de toda la vida.


Cuando el viajero se encamine hacia Ribadesella verá a su izquierda el río ya crecido y hecho ría con una vía métrica a su lado. Ahora mismo es un momumento a la inutilidad y a la desidia de las administraciones públicas, aparte de una curiosidad para comentar a los amigos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

FUNICULAR DE BULNES. CABRALES.

Bulnes es una aldea asturiana con una particularidad muy curiosa que la hace única, ya que no tiene carretera de acceso y la única forma de llegar es andando o bien en un funicular subterráneo . Curiosamente la aldea no está a gran altitud, poco más de 600 metros y el pueblo de Sotres, del mismo municipio de Cabrales, se encuentra al doble de altura, pero sí tiene carretera y de las espectaculares.


Como quiera que los precios del funicular no son nada populares, la manera más divertida y rentable de aprovechar la visita a la zona es hacer el viaje andando desde Poncebos, lo que nos puede llevar algo más de una hora en cada sentido, por una senda preciosa llena de vistas panorámicas y sin grandes complicaciones. Son 20 euros los que nos cobran en el tren por el viaje de ida y vuelta y 19 por sólo ida o sólo vuelta, de manera que la lógica de ir andando y volver en tren se rompe. Como siempre, en zonas de montaña, es más seguro y cómodo subir que bajar.

La aldea en sí no tiene especial en…

LA AUTOVÍA MINERA. DE MIERES A GIJÓN SIN PASAR POR OVIEDO

Lo que puede parecer un tema regional tiene sus curiosidades interesantes para todo el mundo. Hace unos cuantos años que a un político se le ocurrió una brillante solución para el tráfico en la zona central de Asturias, muy concentrado en la llamada "Y" que une Mieres con Oviedo, Gijón y Avilés. La innovación consistía en enlazar directamente Mieres con Gijón pasando por Langreo. La idea era muy buena y se ejecutó la obra enseguida, pero por desencuentros entre el gobierno regional y el nacional la cosa se complicó y el resultado fue que la autovía AS-I se inauguró sin enlaces, de modo que los únicos accesos se hacían a través de carreteras locales. Han pasado unos años y los enlaces de Mieres y Gijón están en funcionamiento pero sigue sin estar terminada la conexión con la autopista A-64, que enlaza Oviedo y Santander, de modo que una autovía vuela sobre la otra sin que sea posible acceder de una a otra si no es por por Bendición o Noreña.


La obra en sí es espectacular y muy…

NUEVA SENDA PEATONAL PARA ACCEDER A COVADONGA

Lo que vemos en la foto de arriba es el nuevo puente sobre la carretera que une Cangas de Onís con Covadonga, en Asturias. Lo encontraremos al lado del macroaparcamiento de Muñigo, donde podemos dejar el coche si queremos usar la nueva senda peatonal que nos llevará al Santuario en quince minutos de entretenido paseo. La ruta tiene sólo kilómetro y medio de longitud y es una auténtica gozada. También se puede ir en bicicleta.


Una vez estacionado nuestro vehículo subiremos por el puente y comprobaremos que los primeros cientos de metros transcurren en zig-zag, pero no hay que asustarse porque las rampas son suaves y enseguida el camino pierde pendiente.



Como vemos, hay incluso una parada de autobús para los que quieran usar el transporte público. En agosto hay un autobús cada diez minutos desde Cangas a Covadonga.


A los pocos minutos ya hemos cogido altura y contemplamos el parking en toda su extensión. Es tan ecológico y tan verde que no se notan las marcas para aparcar el coche.


Seguimos…