Ir al contenido principal

¿EXISTE SAN MARTÍN DEL SELLA?


La serie televisiva de Antena 3 Doctor Mateo se emite los domingos por la noche y se desarrolla en un lugar con nombre ficticio tan poco conseguido como "San Martín del Sella". Los guionistas no se han roto mucho la cabeza, ciertamente. Por supuesto que la auténtica población no tiene ninguna relación con el río Sella. Lastres es un pueblo pesquero asturiano de lo más auténtico, con cierto parecido al archifamoso Cudillero.


Los que quieran conocer de primera mano esa población cantábrica la tienen muy a mano desde la autopista A-8 (gratuita en Asturias), ya que se puede acceder a ella a través de la salida de Colunga ( si se viene desde el Este ) o por la salida de La Venta del Pobre (procediendo desde el Oeste), a una media hora de Gijón y Oviedo. Desde Ribadesella son quince minutos.


Las posibilidades de aparcar un coche en Lastres se limitan al puerto, cuya bajada deberemos tomar si queremos estacionar. Lo de dar una vueltecita por el pueblo ya se pone un poco cuesta arriba y nunca mejor dicho, porque el desnivel es considerable.


En la zona del puerto tenemos buenos sitios para comer. Es recomendable contemplar el espectáculo de la rula del pescado, cuando los barcos arriban con la pesca y se subasta el género en público; curiosamente sólo veremos mujeres pujando por los peces.


A dos kilómetros de Lastres tenemos el Museo del Jurásico, que a mi me parece muy aburrido pero que es gratis los miércoles. En las inmediaciones está la Playa de la Griega para el que quiera probar las frescas aguas del norte.


Por lo demás hay que mencionar que el paisanaje que aparece en la serie no tiene nada que ver con la fauna local, con mucha mayor personalidad. Los llastrinos (habitantes de Llastres, es decir, Lastres en asturiano) son gente de carácter, como suele ocurrir en pueblos marineros con solera, casos de Cudillero o Bermeo.


Desde Gijón, Villaviciosa y Ribadesella hay autobúses cada dos horas desde las 8 de la mañana. Lastres está en el municipio de Colunga, del cual fue alcalde mi difunto padrino Matías, un pongueto (procedente del municipio de Ponga) que acabó allí sus días.


Una visita a Asturias no está completa sin un paseo por Lastres, donde por cierto hay unas fiestas de tres pares de narices y además la gente es muy pero que muy asturiana y tremendamente acogedora. Insisto en que lo que se ve en la serie es prácticamente todo lo contrario de lo que nos encontraremos allí.

Comentarios

Entradas populares de este blog

TIEMPO DE MADREÑAS

Versión de madreñas en uso y con el tradicional complemento del pantalón de Mahón. Obsérvese el refuerzo metálico. Los tacos con goma adicional proporcionaban mejor suspensión.


Para mi son madreñes y no madreñas pero el caso es que el invierno es la época en la que son más útiles, sobre todo en zona rural, lo cual no quiere decir que no brinden un gran servicio durante el resto del año. Inicialmente el sistema es excelente como solución de movilidad en terrenos húmedos, encharcados y con barro o tierra. No se calzan directamente sobre el pie sino que previamente uno se pone las zapatillas y es entonces cuando nos ponemos las madreñas. Uno puede andar por su casa con las calentitas zapatillas y sale al exterior para vestir este curioso calzado de madera que normalmente se elabora a medida y que posée unos tacos que le proporcionan altura y aislamiento del suelo.

Versión fashion total con madreñas decoradas y limpias. Incluye escarpines (zapatillas) y calcetines de lana hechos a mano.


Dura…

MUSEO DE LA MINERIA. IMPRESCINDIBLE EN ASTURIAS.

Normalmente los museos son sitios donde exponen cosas que la gente va a ver porque no las tiene o porque no suele verlas habitualmente. Este caso es algo diferente.

El museo de la minería y la industria está situado en San Vicente, al lado de El Entrego, en el valle del Nalón, Asturias. Por cuatro euros que cuesta la entrada nos ofrece unas exposiciones interesantes y también un atractivo que encanta a los viajeros; se trata de una mina imagen, es decir, una mina simulada. No son pocos los que créen que se trata de una mina auténtica, dado el realismo de la reproducción. Sin duda es una de las visitas culturales más interesantes del territorio nacional, por su buen precio y el interés que despierta, sobre todo en los más pequeños, al penetrar en un pozo minero reproducido a la perfección, incluso con sonido. Por cierto que el recorrido por la mina incluye guía. El 100% de turistas con los que he hablado me han comentado que les pareció una actividad entretenidísima. Desde Gijón y Oviedo…