Ir al contenido principal

TURISMO DE MERCADILLOS TRADICIONALES. GRADO.

La villa asturiana de Grado es conocida por sus habitantes como Grao. Se encuentra a escasa distancia de la capital provincial y es famosa por sus mercadillos. Nada menos que tres veces a la semana se celebran, en miércoles, jueves y domingo. Al igual que en Cangas de Onís, el día fuerte es el domingo, cuando todo el comercio local permanece abierto. Eso sí, en Grado se descansa los lunes todo el día y los miércoles por la tarde. El caso es que Grado no tiene precisamente vocación turística y la mayor parte de los visitantes proceden de las inmediaciones, ya que la villa es cabecera de comarca y tiene una zona de influencia muy grande. Por aquí pasa la carretera nacional 634 que antaño era paso obligado para viajar a Galicia desde Oviedo; ahora se llega desde Grado a Oviedo en menos de 20 minutos por autopista. No obstante, los domingos es casi más recomendable llegar en tren o en autobús, más que nada porque el aparcamiento puede convertirse en una tortura.

En Grado hay muy buen comercio y el motivo de acudir a su mercadillo podría ser el de adquirir excelentes productos de la huerta, como las alubias para fabada, que aquí son óptimas y tienen precios sin competencia.

El casco antiguo de la población es laberíntico y no muy bien señalizado para coches. Hay zonas peatonales muy bien cuidadas y algunos edificios bastante notables. Nada está pensado para el viajero pero sí muy orientado a la población local. Curiosamente destacan las confiterías por su buen nivel y aquí se puede comprar el popular tocinillo elaborado en Grado desde hace muchos años. En la confitería Pastur tienen precios atractivos y un café exquisito. El nivel de acogida para el turista es bueno y la gente se desvive por ayudar.

En Grado tenemos un par de opciones interesantes para comer. Por una lado "Pimienta y Clavo", junto a la estación de autobuses, restaurante muy frecuentado y con un menú diario a 9 euros y de fin de semana a 15 euros (de platos más elaborados). En el mismo cogollo del centro tenemos a "De Miguel", con una oferta gastronómica apetecible basada en menús para dos y buen servicio de cafetería. Por cierto que los sábados por la noche hay movida de calidad.

El viajero que pasa unos días en Oviedo puede hacer esta excursión preferentemente por la mañana y regresar a la capital o bien continuar hacia Pravia y Cudillero por la carretera que atraviesa el fresero municipio de Candamo.

El que llegue en coche podrá contemplar en directo el funcionamiento de las turborrotondas instaladas en la villa y que dan bastante buen resultado. El viaje en tren es muy agradable y por un trazado pegado al río Nalón desde Trubia. No está mal combinar tren con bus para ida y vuelta. Grado está al Oeste de Oviedo, para orientarnos mejor.

Tampoco es que sea yo un gran conocedor de Grado pero voy lo suficientemente como para recomendar una visita, ya que la población ha mejorado bastante.

Comentarios

Entradas populares de este blog

FUNICULAR DE BULNES. CABRALES.

Bulnes es una aldea asturiana con una particularidad muy curiosa que la hace única, ya que no tiene carretera de acceso y la única forma de llegar es andando o bien en un funicular subterráneo . Curiosamente la aldea no está a gran altitud, poco más de 600 metros y el pueblo de Sotres, del mismo municipio de Cabrales, se encuentra al doble de altura, pero sí tiene carretera y de las espectaculares.


Como quiera que los precios del funicular no son nada populares, la manera más divertida y rentable de aprovechar la visita a la zona es hacer el viaje andando desde Poncebos, lo que nos puede llevar algo más de una hora en cada sentido, por una senda preciosa llena de vistas panorámicas y sin grandes complicaciones. Son 20 euros los que nos cobran en el tren por el viaje de ida y vuelta y 19 por sólo ida o sólo vuelta, de manera que la lógica de ir andando y volver en tren se rompe. Como siempre, en zonas de montaña, es más seguro y cómodo subir que bajar.

La aldea en sí no tiene especial en…

NUEVA SENDA PEATONAL PARA ACCEDER A COVADONGA

Lo que vemos en la foto de arriba es el nuevo puente sobre la carretera que une Cangas de Onís con Covadonga, en Asturias. Lo encontraremos al lado del macroaparcamiento de Muñigo, donde podemos dejar el coche si queremos usar la nueva senda peatonal que nos llevará al Santuario en quince minutos de entretenido paseo. La ruta tiene sólo kilómetro y medio de longitud y es una auténtica gozada. También se puede ir en bicicleta.


Una vez estacionado nuestro vehículo subiremos por el puente y comprobaremos que los primeros cientos de metros transcurren en zig-zag, pero no hay que asustarse porque las rampas son suaves y enseguida el camino pierde pendiente.



Como vemos, hay incluso una parada de autobús para los que quieran usar el transporte público. En agosto hay un autobús cada diez minutos desde Cangas a Covadonga.


A los pocos minutos ya hemos cogido altura y contemplamos el parking en toda su extensión. Es tan ecológico y tan verde que no se notan las marcas para aparcar el coche.


Seguimos…

LA AUTOVÍA MINERA. DE MIERES A GIJÓN SIN PASAR POR OVIEDO

Lo que puede parecer un tema regional tiene sus curiosidades interesantes para todo el mundo. Hace unos cuantos años que a un político se le ocurrió una brillante solución para el tráfico en la zona central de Asturias, muy concentrado en la llamada "Y" que une Mieres con Oviedo, Gijón y Avilés. La innovación consistía en enlazar directamente Mieres con Gijón pasando por Langreo. La idea era muy buena y se ejecutó la obra enseguida, pero por desencuentros entre el gobierno regional y el nacional la cosa se complicó y el resultado fue que la autovía AS-I se inauguró sin enlaces, de modo que los únicos accesos se hacían a través de carreteras locales. Han pasado unos años y los enlaces de Mieres y Gijón están en funcionamiento pero sigue sin estar terminada la conexión con la autopista A-64, que enlaza Oviedo y Santander, de modo que una autovía vuela sobre la otra sin que sea posible acceder de una a otra si no es por por Bendición o Noreña.


La obra en sí es espectacular y muy…